La magnetoterapia se basa en la colocación de pequeños magnetos en lugares específicos del cuerpo con el propósito de auxiliar en la sanación de enfermedades.

El cuerpo humano es como un gran imán, con carga positiva y carga negativa. Sabiendo eso y conociendo bien el cuerpo humano, se pueden utilizar grupos de imanes para potenciar la inmunidad, curar enfermedades, resetear la memoria celular de enfermedades anteriores, combatir virus, bacterias, hongos y parásitos. Para eso se utiliza también la kinesiología que es un proceso sutil de interrogación hacia el cuerpo y dejar que él mismo nos proporcione las respuestas correctas...